Como en otro mundo, pero acá nomás.

11109197_428805000630250_1488167446930305565_nHace 27 años, Cecilia Jarufe, junto a su marido y sus dos hijos pequeños, decidieron venir a Uruguay por temas laborales. Chilena ella y norteamericano el, eran dos extraños que estarían de paso por Colonia solo tres meses y luego volverían a EE. UU. a continuar su vida… pero no fue así.
El encanto de la ciudad pudo más, y como quien se enamora a primera vista, tomaron una decisión que cambiaría sus vidas para siempre: quedarse aquí.
Encontraron una casa en Pueblo Riachuelo, a 10 km al Este de Colonia y ahí se establecieron.
Pusieron un negocio de artesanías en el Barrio Histórico y allí estuvieron por más de 20 años.
Pero un día decidieron dejar de viajar todos los días de Riachuelo a Colonia y cumplir con el sueño de muchos: hacer de su hogar, su negocio.
Lo que originalmente era un depósito, lentamente comenzó a transformarse en un lugar lleno de muebles antiguos, juegos de té, platos exóticos, tejidos… Luego, a través de una persona que tenía contactos en la India, empezaron a importar muebles y objetos de allá.
“La gente llegaba hasta acá y quedaba fascinada con el lugar, con los muebles y los distintos objetos que aparecían por todos lados, adornos, representaciones de animales, etc. Un día alguien me dijo porqué no preparaba algún tecíto y servía alguna torta para acompañar. Y así fue como hoy Antik es un lugar donde uno puede venir a perderse un poco entre muebles de época, objetos de la india, sabores y aromas… tomar una taza de té de frutos que yo misma recojo del jardín y acompañarlo con una torta de chocolate y zucchini, o de zanahoria y naranja, por ejemplo.”
La casa cuenta con un extraordinario y soleado jardín donde la gente puede tirarse a tomar sol, leer un libro o escuchar música.
Cecilia se propuso esta idea como un desafío: incluir a Riachuelo dentro del circuito turístico de Colonia, ya que es un lugar apartado de los clásicos lugares a recorrer. Y vaya si lo está logrando: al lugar vienen de todos lados del país, y extranjeros: alemanes, suizos y muchos argentinos.
“La idea es que la gente venga a pasar un momento muy distendido y relajado. Que coma rico, que recorra la casa, que aprecie los objetos, que los tome con sus manos, que pregunte…Este es un lugar que se disfruta con los cinco sentidos y yo tengo todo el tiempo del mundo para estar aquí y conversar y responder a las preguntas.”
En Antik también se hacen eventos. Generalmente exposiciones de artistas. Ahí se prende un fogón en el jardín, hay música en vivo, se sirve una copa de vino y se pasa un momento realmente increíble entre artistas, músicos y gente de todas partes.
Aquí convergen la cultura, el arte, el diálogo, los aromas y los sabores. Un lugar que hay que conocer solo una vez, porque luego, va a querer volver siempre.
Antik está entrando a Pueblo Riachuelo, la casa amarilla a mano izquierda. Y ya sabe, si la puerta está cerrada, toque timbre… que Cecilia le abre la casa para usted.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Comments are closed.